La veloz y agitada vida moderna, nos alimenta la incapacidad de disfrutar de momentos que nos recargan el espíritu:

hoy a través del agua y de la luz logramos evocar experiencias que demuestran lo grato que es vivir.